miércoles, junio 21, 2017

PERIODISMO Y PORNOGRAFÍA

Estoy haciendo tiempo para tomarme un micro en la Terminal de Bahía Blanca.
Merodeo el kiosco, plagado de diarios y revistas. La oferta es variada y confunde.
Elijo por instinto.
Me shockea la tapa de Gente con esa tremenda Eva de Dominici vestida de negro, de mujer fatal.
La revista es una garcha, las notas las podría escribir un chico de secundario.
Pero eso no importa.
Lo que importa, lo que compré, es ver la nota de Eva.
Y digo bien, ver. No leer.
Porque es una producción poderosamente erótica, con esta bomba de 22 años que se presta al juego de aparecer en poses seductoras.
Me erotiza mucho más esa producción fotográfica que cualquiera de Playboy.
Porque solo sugiere, no se desnuda del todo.
Así es el periodismo hoy: mujeres y hombres perfectos, producidos y photoshopeados para parecerlo aún más.
Objetos de consumo autoconscientes, que se prestan a ser exhibidos como un auto de lujo, como una mercancía.
Gente es el punto medio.
Si vas para un segmento económico más alto comprate Hola o Caras.
Para un segmento más bajo, Pronto o Papparazi.
Pero todos juegan el mismo juego: tremendas producciones fotográficas, el resto no importa.
Vender un objeto de deseo, sea una mujer, una casa o un modo de vida.
Pornografía emocional.

EN CONTRA DE STAR WARS





Me llama poderosamente la atención el culto global a la saga de Star Wars.
Especialmente en jóvenes cultos, inteligentes y progresistas, que se babean como niños que van por primera vez a un Mac Donalds. Es rarísimo ver que odian las políticas de EEUU, pero aman desesperadamente esta pelotudez.
Para los que ya somos grandes y vimos las tres primeras películas cuando éramos todavía niños, la cosa nunca fue para tanto. Recuerdo esos filmes sin grandes emociones, me gustaban un poco más que Star Trek, pero menos que Galáctica, una serie que tuvo su película también en esos años.
Pero la nostalgia por lo no vivido es un fenómeno muy presente en el mundo, no solo en el cine, sino también en la literatura y la música.
Cuando Soda Stéreo se separó, solo llenó un River. Cuando volvió, 10 años después, llenó 6 River.
Así funcionan las cosas.
Vi las 4 nuevas películas de Star Wars, grandes productos de diseño industrial, pero nada más. Incluso diría, inferiores a las 3 primeras.
Pero lo que verdaderamente me molesta es esa espiritualidad espuria, esa New Age de sables láser.
Ese seudozen de los jedis luchando contra el lado oscuro.
Es el típico mensaje yanqui colonialista, imperialista de siempre, sólo que con una pátina orientalista mal entendida (un poco al estilo Karate Kid pero en el espacio).
Me extraña que millones de jóvenes y no tan jóvenes pisen el palito tan fácilmente.
Es el mismo mensaje de mierda de siempre: nosotros somos los buenos, que luchamos contra los malos. Es la misma berretada que justifica todas las guerras, disfrazada solo de manera un poco más sutil y futurista.
Solo un poco.
La falsa dualidad, la grieta de que hay lado claro y lado oscuro, es una falsedad en todos los aspectos de la vida. No me crean a mi: lean un poco de Zen, Budismo u Osho.
Y no todo Hollywood es tan obvio y manipulador, la saga Matrix es infinitamente superior, no solo por esa inolvidable primera película bien budista, sino que incluso, las continuaciones forzadas por el éxito de la primera son bastante dignas. Y la saga concluye muy cristianamente con Neo sacrificándose para sellar la paz entre hombres y máquinas.
Termina el enfrentamiento, la falsa dualidad.
Matrix respeta la religiosidad tanto oriental como occidental.
Star Wars solo la banaliza y convierte eso en un fabuloso negocio de dominación cultural, ideológica y económica.

jueves, junio 15, 2017

TRITRI DESAPARECE






El domingo 26 de marzo de este año, Tritri me llevó a tomar el tren a la estación, como hacía siempre.
Yo no tenía necesidad de ir ni de quedarme. Estaba en el limbo. Me decidí por ir a una meditación activa de Osho. Lo necesitaba pero tampoco tenía en claro porqué.
Lo extraño fue que el tren llegó como 10 minutos adelantado y nos tuvimos que apurar a bajar.
También, casualmente, se cruzó con un amigo que no veía mucho y se quedó bromeando con el. El amigo se tomaba el mismo tren que yo.
Fue rara la situación, duró un segundo. Mientras el reía con su amigo, lo abracé, lo besé y le dije: -Cuidate.
El solo asintió como ido, en otra cosa.
Normalmente me largaba el sermón en el auto, los dos solos: -Pablo, cuidate, tomá la pastilla, no tomes mucho alcohol, cuidá tu salud.
Ya en Buenos Aires, el miércoles a la noche fui a la famosa meditación de Osho, fue una especie de baile coordinado con música electrónica de fondo. Como un taichi dance.
Luego de una hora, extenuados, nos tiramos en el piso y meditamos.
Ahí también pasó algo raro: la intuición del vacío, la paz. La famosa y temida mente en blanco.
El jueves 30 de marzo escribí una reflexión, una intuición sobre lo vivido en este blog, cerca del mediodía.
Luego llamé por teléfono a Tritri, bromeamos sobre temas del consorcio porteño. Estábamos alegres, distendidos.
Al rato Tritri empezó a sentir un dolor agudo en el vientre y mamá lo internó. Nos avisó a sus hijos y nos dijo que no nos preocupáramos, que los médicos decían que probablemente era una diverticulitis, que el viernes ya iba a estar bien.
El viernes 31 siguió todo igual, le escribí por whatsapp a Tritri, me clavó el visto y no contestó.
Salí despreocupadamente después de almorzar a caminar y me olvidé de cargar el teléfono. Caminé de San Cristóbal a Congreso, de Congreso al Bajo, del Bajo a la Legislatura porteña. Apagué el teléfono para que no se terminará de descargar. No había nada que temer.
En la Legislatura porteña se estaba jugando un Magistral de Ajedrez, me encontré con un par de amigos, recorrimos el Torneo, bromeamos y fuimos caminando hasta Callao y Corrientes a comer una pizza.
En ese momento, esperando la pizza, decidí prender el teléfono. Aparecieron mensajes y llamadas perdidas por doquier. Me comuniqué con mi familia: no entendía nada, estaban operando a Tritri y estaba grave.
Una sensación de estupor, de irrealidad, terminó de apresarme.
Corrí al depto, hice un bolso y me tomé el taxi a Retiro.
Cuando iba en camino, me volvieron a llamar: mi tía lloraba y me dijo que me quedara tranquilo, que lo seguían operando.
Ya está, desapareció, sentí, mientras asentía y me subía al micro.
Todo el viaje a Suárez no dormí, pensé lo sagrado de la vida y la muerte, las conexiones misteriosas que hubo esos días entre los dos, la sensación de que lo había liberado de su sufrimiento, todo lo que Tritri me dió. Otra vez: solo sentía paz y agradecimiento.
Cuando llegué a la sala velatoria, Tritri ya no estaba, solo vi su rostro, que parecía sonreír.

domingo, junio 04, 2017

SER HUMANO

La inesperada muerte de mi viejo me trajo de regreso a la vida.
A comprender que tengo que amar lo más pueda a mi familia y seres queridos, porque se pueden ir en cualquier momento.
O uno mismo, nunca sabe hasta cuando vivirá.
Aunque suene cursi, primero, antes que iluminado, gurú, sensei, tenés que aprender a ser humano.
Siempre fui muy robotito, desde chico, metido dentro de mi mente.
Y eso está mal, eso es lo que enferma.
Llegando a los 45 comprendo que lo que antes me parecían lugares comunes, tilinguerías, son la esencia de la vida.
Demasiado ego, te vuelve ciego y no te deja vivir en paz.
Acá y ahora todo es hermoso y perfecto, todo es un regalo divino, que puede desaparecer en cualquier momento.

miércoles, mayo 31, 2017

RUN FORREST, RUN




Cuando tenés ganas de hacer ejercicio, corré.
Cuando tenés ganas de bajar de peso, corré.
Cuando tenés ganás de trompear a alguien, corré.
Cuando tenés la cabeza llena de malos pensamientos, corré.
Cuando tenés ganas de meditar en movimiento, corré.
Y cuando querés recuperar la conexión física, mental y espiritual.
Simplemente corré.

martes, mayo 23, 2017

JUANA, CHUNCHUNA E INÉS

Lo primero fue enamorarme de Juana, todo lo que hizo en televisión era un humor distinto, absurdo, genial, que anticipó a Cha cha cha.
Hablo de su propio programa, pero también lo que hizo con Gasalla y con "La noticia rebelde". Desde ahí la sigo.
Una vez la entrevisté, después paré de colado en su depto. Un día se bajó de la televisión y dijo que se iba a dedicar a la música, que no le interesaba la tele, que lo había hecho solo por la plata.
Está loca, dije. Y si: está loca y es genial.
Nunca más hablé con ella, vive en una quinta o algo así. Si claro, fui a varios de sus recitales. Porque es una artista de culto en el mundo entero por su música.
Es nuestra Bjork, ponele, como forma de intentar clasificar lo inclasificable.
A Chunchuña la conocí una noche en que fuimos a escuchar cantar a su otra hija, Inés, que también actuaba con Juana.
Chunchuna diosa total, modelo top, actriz, arquitecta.
Inés hermosa y secreta, aparece en dos escenas inolvidables de películas clave del Nuevo Cine Argentino. En "Buenos Aires Viceversa" de Agresti cuando le tira onda para enfiestarse a dos veteranos que se cagan todos y la terminan mandando a la mierda. Y en "El Otro" de Rotter, aparece al principio para dejarnos hechizados y enloquecer a Julio Chavez.
Geniales, hermosas, buena gente, imposible olvidarlas.
La mamá y las dos nenas.
Tal vez no las registrás porque no aparecen en la tele.
Son distintas.

lunes, mayo 15, 2017

TODO SOBRE LA MARIHUANA




Hoy el periódico Nuevo Día recoge una publicación que hizo el psiquiatra Bernardo Carricart en Facebook, sobre el tema de la marihuana terapéutica, y lo entrevista para ampliar sus dichos.
Es una entrevista muy interesante y picante.
Cuestiona el doctor la reciente ley que habilita el consumo de marihuana en casos clínicos y argumenta, entre otras cosas, que eso va a llevar a que miles de pibes cultiven en sus casas la planta (planta sagrada, la llama irónicamente).
En principio, le diría que ya hay miles, millones diría, en todo el país, que autocultivan la marihuana siendo ilegal para uso recreativo.
Esa idea de que legalizar alienta el consumo es conservadora, reaccionaria y no es verdad. Lo que más incentiva el consumo es que algo esté prohibido. Sobre todo entre los pibes.
Argumenta luego Carricart, que el uso y abuso de la marihuana recreativa abre la puerta a enfermedades psiquiatricas en personas que tenían ya una predisposición genética.
Totalmente de acuerdo, eso no me lo contó nadie, yo lo viví: el uso y abuso de la marihuana disparó en mí un par de brotes psicóticos. Por eso también hace años que la dejé.
Ahora, hay que decir toda la verdad: cualquier sustancia, sea natural o artificial, tiene sus pro y sus contra. La marihuana en su uso recreativo abre las puertas de la percepción, del inconsciente y entonces salen los colores, la sensibilidad para percibir olores, sensaciones, la risa, el éxtasis.
Pero también, en muchos casos, atrás de eso viene la paranoia, la angustia, la psicosis.
Ahora: ¿se soluciona algo prohibiéndola? Ya está demostrado que no.
La experiencia del mundo, la tendencia es ir legalizándola, no solo en Uruguay, también muchos estados de EEUU y Europa.
Con ese criterio, también tendríamos que prohibir el alcohol y la sal, porque está comprobado que su abuso hace mal.
No me voy a extender aquí sobre el fabuloso negocio ilegal y las mafias que genera la prohibición de las drogas, pero llama la atención que un tipo joven defienda un orden ya fracasado, que se cae a pedazos en todo el mundo.
Defiendo siempre la libertad, el libre albedrío, el hecho de que tengas la oportunidad de equivocarte y aprender. Defiendo una democracia y un estado que regulen y administren la marihuana sea para uso medicinal o recreativo.
Hacía allá va el mundo.
Sangra por la herida el doc, en cuanto a que se cuestiona mucho la administración de psicofármacos legales en la psiquiatría y se prohibe una simple plantita.
Está bien, el defiende su profesión, lo que le enseñaron.
Pero a mi también, nadie me lo contó, lo experimenté: la medicación psiquiátrica nunca soluciona nada, simplemente atonta, adormece el dolor y el sufrimiento mental.
Y no voy a extenderme tampoco sobre el fabuloso negocio de los laboratorios que hacen la droga legal.
Así que cuestionar la legalización de la marihuana para uso terapéutico me parece demasiado. Nadie se va a fumar un porro por eso.
Y, legalizar el porro, poner el negocio bajo la órbita estatal, sacárselo al narcotráfico , paradójicamente, no incentivaría el consumo, sino que lo haría más acotado, sano y transparente.

martes, mayo 09, 2017

¿COGER O HACER EL AMOR?

Tal vez hable desde el resentimiento y la envidia, porque la verdad es que nunca me pude coger un gato de esos que aparecen en los medios de comunicación y se ven tan lindos, tan irresistibles, tan poderosos, que te dan ganas de comértelos al horno con papas.
Pero tengo la creciente sospecha, desde años, que no hay mucho más allá del photoshop y del maquillaje sensual y sobretodo, después de los cuarenta, cuido mucho con quien intercambio fluidos, palabras, vivencias, porque todo eso es energía pura que te nutre o te destruye.
Ver esas minitas que viven vidas alocadas, reventadas, vendiéndose como objetos de consumo, me hace, no juzgarlas desde la moralina fácil, sino pensar como te pueden intoxicar si compartís lo que sea con ellas: sexo, amor o amistad.
Tranquilo, relajado, medito y espero una mujer sana con la cual hacer el amor.
Que el sexo sea meditativo, que el amor sea compasivo.
Sino, más vale solo que mal acompañado.